Jean François Bernard: de sucesor de Hinault a gregario

Jean François Bernard fue un ciclista francés, del año 62, profesional entre 1984 y 1996

Jean François Bernad, Jeff, así lo llamaban en el seno del pelotón, comenzó su andadura profesional con el equipo La Vie Claire, equipo en el que tuvo la suerte de coincidir con ciclistas como Hinault o Lemond. En sus dos primeros años como profesional dejó destellos de clase, ganando el Tour del Mediterráneo, etapas en Vuelta a Suiza, Romandia o Dauphine Libere, y una etapa en el Tour de Francia. Para entonces ya era la joven esperanza del ciclismo galo para suceder a Hinault, que se retiraría a finales de aquel año. En 1987, el equipo cambió de denominación, para llamarse Toshiba. Bernard encandiló a la afición francesa, y a la afición ciclista en general, con un magnifico Tour de Francia, en el que se llevó dos etapas (una de ellas la mítica cronoescalada del Mont Ventoux), y logró ser tercero en la general, solo superado por Roche y Perico.

En 1988, Bernard era ya un favorito en cada carrera por etapas que disputaba. Gran escalador y contrarrelojista se encontraba ante la posibilidad de consagrarse en alguna grande, y con esa idea se presentó en la salida del Giro de Italia. Jeff consiguió ganar tres etapas antes de tener una tremenda caída siendo el líder de la carrera. Esto fue un gran golpe para Bernard, que en los dos años sucesivos solo logró ganar una etapa en la Paris Niza y otra en la Vuelta a España, las dos en 1990. Y aquí viene el punto de inflexión en su carrera, al fichar en 1991 por el equipo Banesto de Indurain y Perico. Aquí Bernard volvió a lo más alto, pero esta vez no como líder, sino como escudero de lujo de Miguel Indurain en el Tour. Si todo el mundo recuerda la cronoescalada del Mont Ventoux, yo no olvido su ascensión al Alpe d`Huez, con Indurain de amarillo. Desde abajo, Bernard guió al grupo con un ritmo que pocos podían seguir, anulando cada una de los ataques contra el maillot amarillo de Bugno, que finalmente ganaría la etapa. Se quedará en mi retina la imagen del infatigable francés quedándose después de hacer su trabajo, pero con fuerza para volver al grupo de Indurain para hacer el último esfuerzo.

En estos años, Jeff cosechó éxitos individuales también, siendo el ganador de la Paris Niza en 1992, así como del Criterium Internacional, y siendo tercero en Lieja Bastogne Lieja. Hasta 1994 permaneció en Banesto acompañando en el Tour cada año a Miguel Indurain, compartiendo equipo con otros franceses como Armand de las Cuevas, Gerard Rue, Dominique Arnaud o Fabrice Philipot.

En 1993, Bernard aseguraba en una entrevista que el nunca sería un líder, sensación que dejó clara en 1991 fichando por un equipo en el que Perico Delgado era el líder, y Miguel Indurain un valor en alza. Pero Bernard supo responder a su nuevo rol, prueba de ello es que Indurain se lo llevo siempre al Tour.

En 1995, fichó por el equipo Chazal, y en 1996 se retiró en el seno del Agrigel-La Creuse sin lograr grandes resultados.

Un ciclista de una clase mundial, que empezó como sucesor de Hinault, llegando a ser tercero en el Tour y que acabó como uno de los mejores gregarios de uno de los mejores ciclistas de la historia.

Deja un comentario