La iluminación de la bicicleta obligatoria por ley

Pedalear de noche sin una buena iluminación en la bicicleta es un gran peligro

En los últimos años el mundo del cicloturismo ha experimentado un avance de la práctica nocturna, es por ello que hemos pensado que sería interesante ofrecer una explicación sobre los tipos de luces para bicicletas hay en el mercado y qué es importante a la hora de escoger una. Porque aunque la función de una luz está clara, no todas son iguales ni todas cumplen su función de la misma forma.

La iluminación en el ciclismo ha mejorado mucho, superando los tiempos de la dinamo de los abuelos, un objeto útil pero que necesitaba de un pedaleo constante y fuerte para proyectar la luz deseada. Sin cadencia te quedabas a oscuras.

Luces obligatorias para ciclistas

En principio, la circulación de un ciclista por carreteras o caminos en horas nocturnas necesita por ley de una luz delantera y trasera, de seguridad, a las que complementa el chaleco reflectante homologado. Se suelen vender algunos packs con las dos luces, independientemente del tipo de iluminación proyectada. Hay opciones complementarias, como la de llevar una luz extra en el casco. Los colores son los mismos que en el caso de otros vehículos: blanca la luz delantera (sea en la bicicleta o en el casco) y roja la trasera.

Tipos de luces para bicicletas en el mercado

A pesar de los numerosos tipos de luces (HID, alógenas, luces incandescentes, puramente reflectantes…),el mercado actual tiende a unificar los artículos en la misma categoría: la iluminación de tipo LED para bicicletas.

En el mercado existe una diferencia básica basada en la forma de alimentación de las luces. Hay focos alimentados por pilas de distinto tamaño, como por ejemplo AA y también hay otros que contienen una batería de litio.

Otro de los tipos de iluminación para ciclistas más frecuentes son los focos de luz de posición para bicicleta, dedicados a alumbrar en horas de penumbra pero no en noche cerrada, ya que este es un sistema que proyecta menos iluminación. Por ello, conviene siempre consultar todas estas características con el vendedor antes de efectuar la compra.

El precio a gastar en la compra de la iluminación para la bicicleta es otro de los interrogantes. A ello influyen los factores hablados anteriormente: la potencia de iluminación, la cantidad de unidades de LED o el tipo de iluminación. En el mercado existen packs de foco delantero y trasero desde 8 Euros hasta 800, así que la decisión es vuestra. La solución a este interrogante está como siempre en la buena información, y en cuánta potencia y duración necesite cada uno.

¿En que hay que fijarse para comprar las luces de la bicicleta?

  • Potencia de la luz
    La potencia determina si se ve mejor o peor, así que éste es un asunto capital. Cuanta más, mejor (y a más distancia) veremos qué tenemos enfrente.
  • Superfície de luz
    No todo es potencia; también importa cómo se utiliza es potencia, es decir, si la lámpara ilumina un área más amplia o si la luz se concentra en muy poco campo. Si el área es mayor, nos permitirá ver un panorama más amplio al circular con la bicicleta.
  • Autonomía de la lámpara
    Por supuesto, hay que buscar aquellas luces para la bicicleta que mejor se adapten a los recorridos. Aunque muchas luces de bicicleta se autoregulan cuando empiezan a agotarse para alargar su duración, conviene tener en cuenta este punto.

Deja un comentario