Manos Dormidas en Bicicleta ¡SOS! El Problema y Solución

Aprende cómo evitar el adormecimiento de las manos cuando se va en bicicleta

Hoy has salido en bicicleta y has notado el adormecimiento de las manos ¡Socorro, se me duermen las manos cuando voy en bicicleta! Con susto, estas buscado el origen del problema y si existe solución, lo primero tranquilidad.
Seguro que a muchos les pasa que se les duermen las manos cuando van en la bici. De hecho, este problema es bastante más habitual de lo que se cree, basta con echar un vistazo por los distintos foros en Internet. Son muchos los aficionados a la BTT que tienen que lidiar con el problema de que se les duermen las manos practicando su actividad favorita.

Ese hormigueo o sensación de adormecimiento de determinadas zonas de la mano y dedos puede producirse al poco tiempo de subirse a la bicicleta o bien un rato después de haber dejado de dar pedales. También puede aparecer durante las bajadas cuando se va agarrado fuertemente al manillar de la bici.

¿A qué se debe el problema de que se duerman las manos en la bici, son los puños? ¿Quizás los guantes? ¿O se trata de una mala postura que se lleva sobre la bici para que se adormezcan las manos?

El problema de sentir que se duemen las manos en la bicicleta se localiza concretamente en el nervio ulnar, pero no os extrañéis por esta palabra ya que tan solo es un nervio que transcurre desde el antebrazo hasta la mano. El nervio ulnar queda aprisionado al recaer nuestro peso sobre las manos, produciéndose su adormecimiento. Algo tan pequeño, y aparentemente tan simple, pero que puede acarrearnos unas consecuencias muy molestas.

Una vez localizado el problema es hora de buscar soluciones para evitar que se duerman las manos en la bicicleta, porque las hay.

Se puede actuar en varios frentes, el primero de ellos tiene que ver con los guantes ciclistas. No se trata de la talla de los guantes para ciclistas, tan solo se deben buscar unos guantes que no presionen el nervio. Con un puño y guante normal la presión que ejercen los huesos de la mano sobre el puño de la bicicleta, el nervio ulnar se oprime, generando molestias, mientras que con un puño y guante anatómico la presión sobre la zona se reduce, gracias al aumento de la superficie de apoyo y al almohadillado que se encuentran bajo el nervio ulnar.

La sustitución de los puños de la bicicleta también puede ser una solución para las manos dormidas en la bicicleta. No obstante, es difícil recomendar unos ya que los hay de distintas formas, durezas, tamaños… Es buena solución probar con unos puños blandos para el manillar de la bici, cuyo grosor se adecúe al tamaño de la mano y que te resulten cómodos de agarrar.

Otro frente sobre el que podemos actuar es la forma con la que agarramos el manillar de la bicicleta. El manillar de la bici debe ir sujeto por el ciclista con firmeza pero sin hacer fuerza. Hay que ir relajado sobre la bici pero con tensión muscular. Si se va tenso sobre la bici se puede agarrotar la musculatura, produciendo de manera indirecta el dolor en las extremidades.

Por último hay que tener en cuenta la postura. Si el manillar está demasiado bajo y/o alejado, habrá una mayor cantidad de peso recayendo sobre brazos y manos. Si al frenar las manetas de freno quedan lejos del manillar, el ciclista se ve forzado a llevar las manos abiertas, por lo que es buena idea destensar los frenos para que las manetas de freno tengan más recorrido. También puede ayudar realizar unos acoples en los extremos del manillar, permitiendo cambiar las manos de posición durante las subidas y los llanos, aliviando de cuando en cuando la presión sobre la palma de la mano.

Deja un comentario