Mantenimiento de la horquilla de la bicicleta

Debes mantener la horquilla de la bicicleta correctamente para sacar el máximo rendimiento y evitar sustos

Aquí te contamos 4 sencillos trucos para sacarle el máximo rendimiento a la horquilla y al mismo tiempo que la mantenemos en optimas condiciones

  • Consejo 1: Comprueba la presión de la horquilla
    Localizar la válvula de aire para poder ajustar la pre-carga. En todas las horquillas está en la parte superior, debajo de un tapón.
    Cuando hayas localizado la válvula, rosca la bomba de suspensiones hasta el fondo, a mano. Recuerda que tienes que utilizar una bomba de alta presión específica, que imprimen muy poco volumen en cada bombeo. Si se utiliza un compresor o una bomba de taller se puede dañar gravemente el sistema.
    Al sujetar la bomba procura no presionar este botón: es la válvula de descarga para vaciar la presión en caso de ser necesario.
  • Consejo 2: Lleva la presión correcta en las horquillas
    Añade la presión necesaria para encontrar el sag o pre-hundimiento adecuado. Usar el botón de descarga para corregir.
    Para un poco más de info, el SAG es el recorrido de la horquilla cuando el peso de ciclista cae sobre ella, por lo que a más peso del ciclista, se recomienda más presión, para evitar que el recorrido de la horquilla se reduzca.
    Es importante encontrar la presión recomendada, aunque esta siempre puede variar en función de la marca de la horquilla, y del gusto del ciclista. Si te gusta pistear, o se practica una modalidad más de rally, se llevará un poco más dura. Si por lo contrario nos gusta más bajar, le sacaremos un poquito de presión.
  • Consejo 3: Limpia, pero no te pases
    Después de cada uso limpiar las botellas con un trapo, para sacarles el polvo, o más importante el barro. Procurar mantener las barras limpias en todo momento, ya que son un elemento sometido a fricciones durante la práctica.
    Evita lavar a presión estas zonas, ya que puede ser que entre agua en las botellas. Es recomendable lo mismo con el caja pedalier y las ruedas, al limpiar con una pistola a presión, que sea de lejos.
    Igual que con la cadena, después de lavarla con agua necesita lubricación, ya que sino queda muy seca. Para engrasar las barras se puede usar el mismo aceite de suspensiones que utiliza la horquilla (hecha un poco en un papel y pásalo por la botellas cuando estén limpias) o utilizar un aceite especial para horquillas.
    Impregna la barra pero no dejes una excesiva cantidad de aceite, ya que acabaría por atrapar polvo, y arena formando una “masa” de suciedad con efecto lija.
  • Consejo 4: Llévala bien regulada
    A parte de la presión, que hemos explicado en el primer punto, la mayoría de horquillas tienen un dial para regular el rebote. Con este se ajusta si se quiere que la horquilla una vez se hunda queremos que suba más rápido o más lenta.
    Un consejo si no se tiene muy claro, es contar cuantas vueltas tiene en total, y se deje a la mitad, y a partir de ahí ya se puede ir probando.

Deja un comentario