Raúl Alcalá, Uno de los mejores ciclistas de los 90

Raúl Alcalá Gallegos, nacido en Monterrey, México, en el año 1964, muchos lo recordaran como el primer ciclista mexicano en disputar el Tour de Francia y uno de los mejores corredores del pelotón mundial en los años 90. Y así fue, aunque su carrera pareció que iba a dar más de si dada su irrupción en el ciclismo europeo.

Raúl Alcalá, apodado el Duende de Monterrey apareció en Europa en 1986, de la mano del equipo norteamericano 7 Eleven, pero fue 1987 el año en el que destacó, llegando a vencer el maillot blanco de mejor joven en Paris. Logró ser noveno en la clasificación final, y tercero en la de la montaña, además de estar cerca de ganar en dos etapas. Este año además se anotó una etapa en el Giro del Trentino y la general Final del Coors Classic, más tres etapas. Raúl tenia una presentación importante en el mundo del ciclismo, y pronto se esperarían grandes cosas de el.

En 1988, enrolado aun en las filas del equipo norteamericano, Raúl paso por una temporada bastante discreta, teniendo como mejor resultado la segunda posición en la clasificación de los jóvenes a mas de ocho minutos de Erik Breukink, siendo el vigésimo en la general. Nunca es malo ser segundo en la general de los jóvenes del Tour de Francia, pero las expectativas que había generado el joven mexicano hacían que se esperase algo mas de el.

Fue en 1989 cuando con el cambio de equipo Raúl consiguió sus mejores resultados. Cambio el 7 Eleven norteamericano por el PDM holandés. Alcalá se adjudicó la general de la Vuelta y Ruta de México, y dos etapas en el Tour de Monterrey. Además, gano la tercera etapa del Tour de Francia, que terminaba en el circuito de velocidad de Spa, y termino octavo en la general final, ayudando además a su equipo a conseguir la prestigiosa clasificación por equipos, compartiendo equipo con Rooks, Kelly o Theunisse. Parecía que el Duende recuperaba el protagonismo y se presentaba como una alternativa a hacer algo grande.

En 1990 se llevaba al zurrón la Vuelta a Asturias, la Vuelta a México mas dos etapas, y el Tour de Tump, y se aupó al podio de la Setmana. Comenzó fuerte el Tour, con un tercer puesto en el prólogo, y ganando la séptima etapa, una contrarreloj de 61’5 kilómetros entre Vittel y Epinal, en la que supero a Miguel Indurain. Finalmente acabo octavo en el Tour, repitiendo la actuación del año anterior, y consiguiendo que su compañero Breukink llegase al podio de Paris.

En 1991 su progresión se cortó, aunque fue tercero en Tirreno-Adriático, y ganó una etapa en la Vuelta al País Vasco, Raúl tuvo que abandonar en la undécima etapa del Tour, debido a una intoxicación que hizo que se retirase todo el equipo.

En 1992, aun en el PDM, logró su mejor triunfo, bajo un diluvio en San Sebastian se impuso en la Clásica. Además, fue segundo en la Vuelta a Burgos, tercero en la Setmana, segundo en Tirreno o segundo en el País Vasco. Pero en el Tour no logró llegar al nivel de los años 89 y 90, ya que no gano ninguna etapa, y solo pudo ser vigésimo primero en la general.

1993 supuso un cambio de equipo, WordPerfect, y un cambio en su carrera. Paso de tener uno de los grupos mas potentes del pelotón a su alrededor, a formar parte de un buen equipo sin mas. Consiguió ganar el Tour du Pont, fue segundo en Burgos, hizo una buena aproximación al Tour ganando dos etapas en Dauphine, e incluso empezó séptimo en el prologo de la Grande Boucle, pero su rendimiento seguía sin ser el de antaño, y finalizó en vigésimo séptima posición.

En 1994 volvió a estados unidos, al equipo Motorola. Fue su última temporada como profesional, y gano una etapa en el Tour du Pont, y otra etapa y la general en la Vuelta a México. Este año fue su ultima actuación en el Tour, y logro su peor posición, septuagésimo. Se retiró del profesionalismo, compitiendo en la escalada a Montjuic como ultima carrera.

A partir de aquí tiene dos vueltas al ciclismo. Una en 1999, para correr la Vuelta a México, consiguiendo la séptima posición, y otra mas reciente en 2008. En esta ultima vuelta al ciclismo profesional, Raúl declaraba que su objetivo era correr el Tour de Francia, y que dentro de ese objetivo, quería acabar en el podio. Tarea difícil para alguien que en sus años buenos no logro pasar del octavo puesto.

El mexicano, que rivalizara en la carretera con los Breukink, Bugno e Indurain, volvió a la competición en el año 2008, tras 14 años retirado, corriendo la Vuelta a Chihuahua, en la que se le vio bastante fuera de forma y pasado de peso y solo aguanto dos etapas.

Estos años Raúl ha demostrado que no esta a un gran nivel, pese a lo cual recientemente se ha proclamado campeón de México de contrarreloj con 46 años, lo que deja en evidencia el nivel actual del ciclismo Mexicano, que desde Pérez Cuapio no ha tenido un ciclista que logre alguna victoria en alguna prueba grande.

Sin embargo esto no amedrentó a “El Duende de Monterrey” y este parece que se ha tomado su regreso al ciclismo profesional más en serio que nunca. El 21 de agosto gana el Campeonato de México de Contrarreloj disputado en Hermosillo (Sonora) sobre un recorrido de 30 km, con una media de 50,661 km/hora y actualmente se encuentra disputando la Vuelta a Guatemala donde va el 13º a 2 segundos del líder.

“Estoy enfocado en volver a elevar mi nivel ciclístico y considero que estoy entre un 60 y un 70 por ciento de mi capacidad física”, asegura. Su objetivo es llegar hasta los Juegos Panamericanos del 2011 que se disputarán en Guadalajara.

Alcalá gano dos etapas del Tour de Francia en los años 89 y 90 en las filas del PDM, donde acabó 8º en la clasificación general. También fue el mejor joven del Tour en 1987 y ha ganado 2 etapas en la Dauphine Libere de 1993 y carreras como la Clásica de San Sebastian de 1992 o la Vuelta a Asturias de 1990.

Deja un comentario