Scott Addict r1 vs Pinarello Paris FP: pareja de ases

Scott y Pinarello, Una pareja de ases de la construcción de bicicletas

Muchos años han pasado desde que nuestra pasión por el ciclismo comenzó a germinar al ver a nuestros ídolos por televisión o a pie de carretera. Entonces soñábamos con poder disfrutar de sus preciosas máquinas subiendo los míticos puertos de las grandes vueltas. Sin embargo, ahora se nos ha presentado la oportunidad de cumplir estos sueños, probando una de las herramientas de trabajo de dos equipos profesionales españoles de categoría UCI Pro- Tour: la Scott Addict R1 que usa el Saunier Duval-Prodir, y la Pinarello Paris FP del Caisse de Epargne.

Ciertamente, siempre nos sentimos muy afortunados de poder probar las mejores bicicletas que se presentan cada año en el mercado. De todos modos, en esta ocasión todavía nos hemos sentido más agraciados, dado que hemos podido gozar de dos de las mejores creaciones de dos marcas que se encuentran a la vanguardia en la aplicación de la ultima tecnología para la fabricación de cuadros de carbono: Scott y Pinarello.

Dos orígenes muy diferentes

El nacimiento de Scott data de 1958, cuando su fundador Ed Scott, un talentoso ingeniero y esquiador, inventó los primeros bastones de aluminio para el esquí. Pasarían muchos años, concretamente hasta 1986, hasta que fabricaran su primera bicicleta. Desde entonces hasta nuestros días, en su factoría de Sylicon Valley ha ido evolucionando la tecnología aplicada a la fabricación de los cuadros de montaña y carretera, ya que uno de sus lemas es la ligereza y la fiabilidad. Por fin, en 2003 Scott lanzó la CR1, que en su momento sería el cuadro más ligero del mercado, con 895 g., utilizando la tecnología HMF. No obstante, la imparable evolución continuó hasta 2007, cuando se creó el cuadro más ligero con tija integrada, con un peso de 790 g., en el que une las tecnologías IMP junto con la CR1.

Muy al contrario, Pinarello fue creada por y para ciclistas. Su fundador fue Giovanni Pinarello, un corredor que llegó a ser profesional y que sentía auténtica pasión por el ciclismo. Empezó a competir con 17 años, y consiguió pasar a profesionales con 25. Siempre estuvo relacionado con el mundo de la fabricación de bicicletas gracias a la tradición familiar, pero fue cuando abandonó el ciclismo de competición el momento que eligió para crear su propia marca. Patrocinó a multitud de equipos, siendo el Mainetti el primero profesional en llevar bicicletas Pinarello. Su victoria en el Giro de 1975, con Fausto Bertoglio, supuso el salto a la fama para la marca. Muchos más han sido los grandes resultados que han continuado aumentando el prestigio de la firma, pero uno de los más importantes fueron los cinco Tours y dos Giros de Miguel Indurain, ó el Tour de Francia conseguido por Pedro Delgado.

Scott Addict R1: el corazón de un purasangre

La firma norteamericana no esconde que ha querido reunir en la serie Addict las últimas tecnologías aparecidas en el mercado. Así, se han evolucionado los cuadros anteriores, como el CR1 con la utilización del IMP (Proceso de Moldeado Integrado) en el tubo superior, tubo de dirección, tubo inferior, vainas y horquilla. Para ello se combina la fibra de alto módulo (HMF) con la nueva fibra HMX, exclusiva de Scott. Con este proceso se rebaja en un 11% el material utilizado en el tubo de dirección, además de aumentar en un 20% la rigidez del cuadro. Además, también se consigue una mayor ligereza gracias al acabado NET -tuberías externas al desnudo-, que elimina la capa estética externa del carbono. El tubo del sillín, así como los tirantes, están construidos a partir de la tecnología CR1 de Scott, ya utilizada con gran éxito en cuadros anteriores. Una diferencia reseñable es que en la R1 se ha suprimido el suplemento de carbono que unía la parte superior de los tirantes con el tubo del sillín, de manera que se ganan unos gramos. Esta tecnología maximiza la rigidez y la resistencia.

El cuadro de la R1 está plagado de detalles. Por ejemplo, nos ha gustado el trabajo realizado en las punteras, que son de carbono SCDS, con una patilla de aluminio reemplazable, y que consiguen reducir aún más el peso. Otro detalle es el soporte del desviador delantero en carbono, así como los topes de las fundas de los cables, también en carbono y pegados al cuadro. Igualmente, nos ha llamado la atención la plaquita de aluminio situada sobre la vaina derecha, de modo que se eviten daños sobre el carbono en caso de que se salga la cadena. Por último, destacar el trabajo de la nueva horquilla, que como habíamos comentado, usa la nueva tecnología IMP. Esta horquilla tiene un peso de 330 g., y ha sido remodelada completamente respecto al modelo anterior CR1. Se muestra más estable, y no compromete el rendimiento en las escaladas ni en los descensos.

Pinarello Paris: Alta tecnología con clásica apariencia

Después de mucho esperar por el primer cuadro de carbono de Pinarello, por fin nos encontramos ante el buque insignia de la firma italiana en cuanto a cuadros de carbono se refiere. Usando fibras de carbono de la mejor calidad, de alto módulo unidireccional (46HM3K), el cuadro Pinarello Paris FP se construye con estructura monocasco, en vez de la clásica de tubos pegados. De esta forma, no se usan racores para unir tubos, que suelen ser puntos que pueden dar problemas de roturas, consiguiendo además una rigidez y resistencia mucho mayores. Los tubos que forman el cuadro no son lisos, sino que adquieren unos nervios similares en estilo al hidroformado que se usaba en el modelo Paris de aluminio de 2005, que ayudan a proporcionar una mayor resistencia y rigidez. El carbono usado soporta una fuerza de tracción de 46 toneladas por pulgada cuadrada, y se utiliza la técnica de orientar las fibras de forma unidireccional, produciendo un tejido muy firme que ayuda a mejorar la relación peso/resistencia.

Sólo hace falta echar un pequeño vistazo a la Paris FP para fijarse en la impresionante caja de pedalier sobredimensionada de 55 mm., que es la pieza fundamental en la que se basa la rigidez lateral del cuadro. Además, los grandes rodamientos reducen la fricción del conjunto de pedalier en un 20%. Por su parte, los tirantes y la horquilla utilizan la tecnología Onda, que consiste en una doble “s” al revés, para asegurar el mejor rendimiento y añadir un extra de comodidad. La horquilla también está fabricada con el carbono 46HM3K, mientras que la dirección es integrada. En lo que se refiere a las opciones disponibles, podemos confirmarte que este cuadro se ofrece en diez tallas distintas para que se adapte perfectamente a la fisonomía del ciclista: 42’5, 45’5, 50, 51’5, 53, 54, 55, 56, 57’5, y 59’5. La tija del sillín es de 31 mm., y el desviador delantero, de 35 mm. Por último, señalar que está disponible en rojo, azul, negro y blanco.

Componentes de gran calidad

Como no podía ser de otra forma, cuadros de tan alto standing se han vestido con componentes de máxima altura. En este caso, tanto Pinarello como Scott han coincidido en la transmisión, eligiendo el grupo tope de gama de Campagnolo, el Record, que destaca por su reducido peso y alta fiabilidad. Como ya venimos comentando desde su presentación, una característica del Campagnolo Record son los acabados en carbono en muchos de sus componentes, así como el uso de las nuevas bielas Ultratorque, que cuentan con un eje de pedalier integrado oversize con cazoletas externas, una estructura de fibra de carbono completamente hueca y una cavidad que no sólo ocupa el brazo principal de la biela, sino también aquellos que sostienen los platos de la biela derecha. Las bielas han sido creadas con un proceso capaz de compactar las fibras, creando un vaciado de las mismas y sacando todo el material de las áreas donde no ejerce una función estructural. El peso del conjunto se queda en unos excelentes 643 gramos.

Los mandos Ergopower Record en este año 2007 cambian el mecanismo de indexación, disminuyendo el recorrido de la maneta para que empiece a actuar sobre el desviador desde el primer momento, consiguiendo así que el paso de la cadena sea más inmediato. En marcha nos encontramos que son ergonómicos y se integran muy bien estéticamente con el conjunto de ambas bicicletas. El casete es una obra de ingeniería y sus escasos 180 g. (11-23), lo convierten en uno de los más ligeros del mercado. El tallado de las coronas permite un cambio suave y preciso. La Pinarello viene con el 11-23, mientras que la Scott monta un 12-25.

Ruedas opuestas

Una de las diferencias más importantes que encontramos entre las dos bicis, son las ruedas. Scott opta por las Fulcrum Racing 1, mientras que Pinarello monta las Bora Ultra. La Bora son un punto de referencia en ruedas aerodinámicas, excelentes para rodar a altas velocidades. Las llantas de perfil de 50 mm. están realizadas en carbono estructural, lo que las convierte en ligeras y resistentes. Los bujes son también de carbono, de sección variable y superficies esféricas. El radiado es radial en la rueda delantera y G3 en la trasera. El peso del conjunto es de 1.305 g. Estas ruedas usan tubulares, lo que contribuye a un rodar excelente y muy fino. La frenada con estas ruedas y zapatas específicas es excelente, modulable y relativamente silenciosa, a pesar de la combinación del uso del carbono, que suele generar bastantes ruidos.

Scott, por su parte, apuesta por las Fulcrum Racing 1, que pertenecen a la gama alta de ruedas de aluminio concebidas para la competición, aunque también son aptas para un uso cicloturista. Los radios son de aluminio Aero de sección variable, con diseño aerodinámico para evitar los molestos remolinos, y 16 radios delante y 21 detrás. La rueda trasera presenta una distribución de 14 radios en el lado del casete, y 7 en el opuesto, consiguiendo de esta forma una mayor rigidez. Los bujes son oversize con núcleo y eje de aluminio y rodamientos regulables. El peso del conjunto es de 1.570 g. (700 la delantera y 870 la trasera). En el resto del montaje, Scott confía en la notable calidad de los componentes Ritchey de la serie WCS Carbon (World Championship Series) para equipar a la Addict, tanto el manillar monocasco WCS Carbon Evolution de 31’8, como en la potencia 4 Axis fabricada en aluminio 2014, con una estética muy atractiva y un peso muy ligero. La tija Carbon WCS viene en medida 31’6, y una de sus particularidades es, además de la ligereza, lo bien que aprieta los raíles de los sillines, además de su estructura de carbono. No nos gustaría dejar hablar de la gran comodidad del sillín Selle Italia SLR Carbon de 125 g., con una cubierta de piel y carbono y unos raíles fabricados también en carbono con medida milimétrica para un ajuste perfecto. Nos hemos encontrado con un sillín muy cómodo a pesar de todas las horas que hemos pasado sobre él, aunque todo dependerá de la estructura ósea de nuestros isquiones. Por último, destacar también los nuevos pedales Time RXS Ti Carbon con un peso de 91’5 g.

Por su parte, Pinarello utiliza para la tija, la potencia y el manillar componentes MOST, una marca perteneciente a la propia Pinarello, todos ellos en carbono, y con una estética agradable. El manillar es el modelo LionAir, de medida oversize y con la parte superior plana; la potencia es el modelo TigerLite, de sólo 100 gramos, y la tija es la Roar C-Max. Estos componentes cumplen con su cometido perfectamente y son bastante ligeros. En el sillín coincide con Scott, y monta también el Selle Italia SLR Carbon.

Sensaciones que crean adicción

Es muy gratificante poder disfrutar de bicicletas como la Scott Addict R1, pues se trata de una de esas escogidas que enamora a primera vista con sus líneas suaves, geometría muy relajada y una ligereza exultante.
La primera vez que la utilizamos fue suficiente para darnos cuenta que ya nos había creado una adicción. Decidimos desplazarnos a Málaga, que en estos días estaba llena de gente que se estaba tostando al sol, pero nosotros íbamos a subir puertos y rodar por sus carreteras. Para ello nos dirigimos a Benalmádena, donde empieza la subida al repetidor de Mijas. Es una subida exigente donde nos encontramos muy cómodos, ya que la Scott posee vainas cortas y una geometría que invita a un pedaleo potente.

La R1 nos ha sorprendido por la rápida y perfecta transmisión de fuerzas, y es que se sube muy rápido, con una muy buena cadencia, y podemos asegurar que los kilómetros en subida se pasan muy rápido. Además, gracias a su piñón de 25 dientes podremos afrontar las rampas más duras y exigentes. Otra de las subidas que recomendamos es la de los Reales, que empieza en Estepona al nivel del mar y que tras más de 21 km. llega a los 1.440 metros de altitud. Después de coronar ya podíamos confirmar que es aquí donde se encuentra el territorio de la Addict R1. Otra de sus características es la comodidad en marcha, todo esto aparte de la nobleza de sus reacciones. De hecho, en las bajadas nos ofreció una notable sensación de seguridad. En este sentido, lo mejor será que no mires mucho el ciclocomputador, ya que nos asustaría ver los dígitos tan altos que se alcanzan, aunque a la hora de trazar las curvas se logra dibujar las mismas con mucho aplomo y estabilidad. Otro dato importante es la absorción del cuadro, en el que la suma de las tecnologías IMP+CR 1 ha logrado unas cotas muy gratas con la máxima rigidez. Por último, nos gustaría destacar lo rápido con lo que se acelera y lo bien que se llanea, también ayudado por la gran calidad de sus componentes.

Rodando por los Pirineos

Qué mejor prueba que rodar con la Pinarello Paris por las cumbres pirenaicas. Así las cosas, aprovechamos para participar con ella en la mítica marcha Quebrantahuesos. Esta temporada no ha sido precisamente un buen año de entrenamientos, así que me lo tomé con calma, guardando el objetivo de disfrutar del entorno, los amigos y probar a fondo la Pinarello en un terreno exigente. La bici llegó un par de días antes de esta prueba, por lo que no pude descubrir todo lo que ofrecía antes de viajar a Sabiñánigo. Sólo una corta salida para ajustar cambios y la posición sobre la bici. Apenas había recorrido unos metros y ya se notaba que iba como un tiro. Tubulares a tope de presión y ante la mínima insinuación de fuerza sobre el pedal, la bici salía disparada. La rigidez que muestra en la zona del pedalier es impresionante.

Llegó el día de la gran prueba. Tras la salida, la primera parte es rodadora. La bici va muy bien, se siente noble dentro de los pequeños pelotones que se van formando. Toca esquivar alguna caída, y la Pinarello muestra una gran agilidad para solventar la papeleta. Comienzan las primeras rampas de Somport. La subida es tendida, y la ligereza de la Paris invita a subir sentado con mayor ritmo. Pero aún queda mucho por delante, y hay que guardar fuerzas. El asfalto se encuentra en buen estado, y la Pinarello rueda muy suave. Coronamos y comienza un largo descenso hacia tierras francesas en el que se alcanzan altas velocidades y en el que la bici se comporta de forma ágil, pero sin llegar a ser nerviosa. Llaneando hasta el comienzo del Marie Blanque, la posición aerodinámica que se adquiere agarrando la parte baja del manillar permite rodar a un alto ritmo.

Los primeros kilómetros del Marie Blanque son suaves, pero poco a poco la carretera se va empinando hasta llegar a los cuatro últimos kilómetros, donde la dureza aumenta. Meto el 26 (montado especialmente para la ocasión), y alternamos tramos pedaleando de pie con tramos sentados. El pedaleo de pie sobre esta bicicleta es muy gratificante. Es muy fácil moverla de lado a lado, y la extraordinaria rigidez del cuadro invita a pedalear cada vez más fuerte hasta que la inclinación de la carretera impone su ley. Bajada del Marie Blanque, con curvas de 180º en las que la bici entra muy bien, se pega al asfalto y no hace ningún falso movimiento. Seguimos camino de Laruns, donde da comienzo el coloso del día, el Portalet, 28 km. de puerto pirenaico que pondrá a cada uno en su lugar. La primera parte es muy suave e incluso se hace algún tramo a plato. Con compact, el plato grande lo hubiera usado mucho más, pero no es el caso, y toca quitarlo en cuanto pasamos las zonas más suaves. Es un puerto que hay que tomárselo con tranquilidad para que no se haga eterno. Los kilómetros pasan, y decido apretar un poquito en la parte final, la más dura. El público anima incansable, lo que unido a la perfecta respuesta de la Pinarello te hace sentir el protagonista de la carretera. Coronamos, y bajada rápida de nuevo, con la Pinarello cumpliendo perfectamente.

El último hito del día es la Hoz de Jaca. El mal estado de la carretera en esta zona se ve suavizada con la Pinarello Paris, ya que si la rigidez lateral es impresionante, la absorción de pequeñas irregularidades gracias al diseño Onda de horquilla y tirantes traseros, no se queda atrás. Desde luego que hay cuadros de carbono más absorbentes que éste, pero para ser un cuadro donde prima el rendimiento sobre la comodidad, el compromiso está bien conseguido. A pesar de que sigue siendo una gozada pedalear con la Paris, las rampas duras de la Hoz nos recuerdan que llevamos más de 170 km. de pedaleo. La bajada, rota, y con algún bunny hop para evitar algunas grietas de la carretera, ponen a prueba la estabilidad de la Pinarello, que sigue reaccionando con gran nobleza. El tramo final es ligeramente cuesta abajo, aunque el suave viento en contra impide desarrollar toda la velocidad posible. Llegada a la meta en Sabiñánigo y misión cumplida. La Paris FP ha pasado el test con nota. Además, tras casi 8 horas de ruta, el trasero no se ha quejado ni una sola vez. El mérito lo tiene el sillín SLR, unido a que ha habido varios tramos de pedalear de pie, lo que también contribuye a mejorar el riego sanguíneo de la zona. Ya en terreno mucho más conocido, por la sierra madrileña, pude comprobar la diferencia entre estas bicicletas profesionales y las bicis que nos podemos permitir el resto de mortales, que costarán a lo sumo una quinta parte de lo que nos exigen éstas. En estos niveles de diferencias, está claro que éstas bicis ayudan mucho en mejorar nuestro rendimiento a la hora de pedalear.

Fichas técnicas de las bicicletas

Ficha técnica
Marca Pinarello
Nombre modelo Paris Carbon FP
Bielas Campagnolo Record UltraTorque 39/53
Bujes Campagnolo Bora Ultra
Cadena Campagnolo Record
Cambio Campagnolo Record
Casete Campagnolo Record 11-23
Cuadro Carbon 46HM3K monocasco con vainas Onda
Cubiertas Vittoria Corsa EVO CX
Desviador Campagnolo Record
Dirección Pinarello integrada
Frenos Campagnolo Record
Horquilla Onda FP Carbon 46HM3K 1 1/8”
Manillar MOST Lion Air Carbon 31’8
Peso 6,780 kg. (sin pedales, talla 54)
Peso cuadro 990 gramos (talla 54)
Potencia MOST Tiger Lite Carbon
Precio 2862 € cuadro + horquilla. Desde 4769 €, 7311 € el modelo probado
Ruedas Campagnolo Bora Ultra
Sillín Selle Italia SLR Carbonio
Tija del sillín MOST Roar C-Max 31.0 mm

Lo mejor
Excelente geometría para correr. Muy ágil. Rigidez lateral, transmite al 100% la fuerza aplicada en los pedales. Acabados propios de la marca italiana.

Lo peor
Portabidón. No sujeta correctamente los bidones estándar. Precio.

Conclusión
El comportamiento es magnífico. Buena escaladora, con un ángulo del tubo del sillín un poco más cerrado, es más estable a alta velocidad. Con geometría clásica y orientada a la competición; aquellos cicloturistas que deseen estar a la última, no se sentirán decepcionados con esta bicicleta.

Ficha técnica
Marca Scott
Nombre modelo Addict R1
Bielas Campagnolo Record UltraTorque 39/53
Bujes Fulcrum
Cadena Campagnolo Record
Cambio Campagnolo Record
Casete Campagnolo Record 12-25
Cuadro Scott Addict HMX IMP Carbon
Cubiertas Continental Grand Prix 4000
Desviador Campagnolo Record
Dirección Ritchey Pro integrada
Frenos Campagnolo Record
Horquilla Scott Addict 1 1/8 carbon
Manillar Ritchey Road WCS EVO 31’8 Carbon Oversize
Pedales Time RSX Titan-Carbon
Peso 6,750 kg. (con pedales talla 54)
Peso cuadro 790 gramos
Potencia Ritchey WCS Axis Oversize
Precio 2800 € (cuadro, horquilla, dirección, eje de pedalier). 7100 € bici completa
Ruedas Fulcrum Racing 1
Sillín Selle Italia SLR Carbonio
Tija del sillín Ritchey WCS Carbon 31’6 mm

Lo mejor
Ligereza del cuadro gracias a la tecnología IMP innovadora en su construcción. Aunque carece de la última capa de carbono estética nos sigue pareciendo un cuadro muy bonito. Permite una conducción deportiva y cómoda. Patilla del cambio desmontable de aluminio. Punteras de carbono.

Lo peor
Precio, pero si queremos disponer de lo último tanto en cuadro como en componentes el desembolso lo amortizaremos.

Conclusión
El comportamiento es magnífico. Buena escaladora, con vainas relativamente más cortas. Es un poco más ratonera al contar con un ángulo de dirección un poco más cerrado. Con geometría más moderna, pero igualmente orientada a la competición. Sin embargo, aquellos cicloturistas que deseen estar a la última, no se sentirán decepcionados con esta bicicleta.

Deja un comentario