Vuelta cicloturista internacional a Tenerife: El placer de sufrir sobre la bici

Cicloturismo en Tenerife

El sol y los espectaculares paisajes canarios acogieron calurosamente a los participantes de la séptima edición de la vuelta cicloturista que recorre la isla de Tenerife. Los atractivos recorridos y la dureza del relieve volvieron a ser los grandes alicientes de esta cita, que poco a poco se va consolidando en el calendario.

La semana del puente del primero de mayo, Tenerife recibió decenas de cicloturistas deseosos de disfrutar de unos días de deporte. De todas formas, esta prueba ofrece mucho más que bicicleta, ya que permite disfrutar de las bondades del clima canario y de las numerosas opciones que brinda la isla. Además, la mayoría de aficionados que acudieron al archipiélago lo hicieron acompañados de sus familias, por lo que también hubo tiempo para el ocio y el relax.

La Vuelta a Tenerife estuvo compuesta por cuatro etapas, que sumaron más de 300 kilómetros. Las dos primeras tuvieron como escenario el sur de la isla, ya que la base de la prueba estuvo en Los Cristianos. La Costa de Adeje o los Acantilados de los Gigantes fueron algunos de los bellos parajes por los que transitó la caravana ciclista en la primera jornada, mientras que en la segunda el recorrido llevó a los participantes hasta el Puerto de la Cruz, localidad que fue sede de la vuelta una vez traspasado su ecuador.

El techo de España

Entre la segunda y la tercera etapa y coincidiendo con la festividad del 1 de mayo, se disputó la segunda edición de la Escalada al Teide. Los participantes de la Vuelta que lo desearon así como otros que decidieron participar únicamente en esa jornada afrontaron el reto de subir las escarpadas rampas de la montaña más alta del país.

La salida neutralizada desde La Laguna llevó a los osados cicloturistas hasta el pie del Teide. Después de 35 kilómetros de dura ascensión con rampas de hasta el 23%, el único que bajó de las dos horas fue el ganador de la prueba, el local José Ramón Álvarez, que con un tiempo de 1h.59’13” marcaba un nuevo récord. Detrás suyo, a más de 7 minutos, llegaba Miguel Ángel García y, otros cinco minutos después, José Toledo, tercero, que completaba el podio de la escalada.

La primera chica de las tres que ascendieron el Teide fue Beatriz de Pablo, que marcó un tiempo de 3h.11’09”. Cabe destacar que el de la escalada fue el único día en el que hubo cronometraje, ya que durante la vuelta de lo que se trataba es de disfrutar y rodar en buena compañía, por lo que la competitividad quedaba relegada a un segundo plano. En este sentido, el ambiente fue muy bueno y el compañerismo y buen humor reinante entre los participantes fue también de lo mejor de la prueba.

Duro hasta el final

Después del intermedio que supuso la Escalada al Teide, la Vuelta a Tenerife continuó su actividad con las dos etapas restantes. La tercera jornada partió desde la capital de la isla, Santa Cruz de Tenerife, para afrontar a los pocos kilómetros la subida al Bailadero.

Los cerca de 20 kilómetros de ascensión desde el borde del mar fueron de los tramos más bellos de esta edición. En la última etapa, los esforzados participantes no se escaparon tampoco de la dureza que ofrece la isla, ya que a lo largo de todas las jornadas sus empinadas rampas fueron las protagonistas del recorrido.

La Vuelta Cicloturista Internacional a Tenerife concluyó de esta forma con satisfacción por parte de sus participantes. Muchos de ellos también son habituales de la Vuelta a Maspalomas-Gran Canaria, la ‘hermana mayor’ de la cita tinerfeña, con la que comparte muchas de sus virtudes como los atractivos recorridos y el ambiente familiar.

Turismo y ciclismo

El Grupo de Investigación en Turismo y Deporte de la Universidad de La Laguna ha iniciado un estudio sociológico sobre el cicloturismo, contando para ello con la colaboración SportCanarias, empresa organizadora de las Vueltas Cicloturistas a Maspalomas y Tenerife. En una primera fase, la investigación busca conocer el perfil de los cicloturistas que visitan el archipiélago, las posibilidades de desarrollo que ofrece el cicloturismo a los destinos turísticos y los aspectos a tener en cuenta para mejorar la competitividad en esta forma de turismo.

De los resultados obtenidos se desprende que los participantes en la XIX Vuelta Cicloturista Internacional a Maspalomas, a pesar del amplio abanico de procedencias, provenían fundamentalmente del resto de España (65%), Alemania (8%) e Italia (8%). Los motivos para realizar el viaje tienen que ver para la inmensa mayoría con el atractivo de la cicloturista y de las rutas (82%). Los medios a través de los cuales conocieron la isla como destino para la práctica del cicloturismo son la recomendación de amigos y familiares (55,56%) y las revistas especializadas en ciclismo (42,22%). Se trata de un grupo de turistas de edad media: un 40% tiene entre 46 y 60 años y un 34% entre 31 y 45 años de edad.

La cicloturista es evidentemente un lugar de reunión de amigos, un punto de encuentro entre familia y aficiones, de forma que un 38% de los encuestados viajan a la cicloturista con su pareja o familia, y un 29% lo hacen en grupos de tres, cuatro o cinco amigos. Precisamente porque la vuelta es un lugar de encuentro entre amigos, un 25% de los participantes viaja solo, ya que ya encontraba amigos allí. Por último, otro punto de gran importancia, se estima que los participantes en la cicloturista gastan una media de 144 euros por persona y día, frente a los 103,13 Ð del conjunto de los turistas de Canarias.

Estos datos ponen de manifiesto que el cicloturismo permite no sólo captar un conjunto de turistas con una importante capacidad de gasto, sino que ayuda a reposicionar y mejorar la imagen de los destinos. En su caso, la Vuelta a Maspalomas y la Escalada al Pico de las Nieves han contribuido a reposicionar la imagen de Gran Canaria como una isla que es mucho más que playa. En fases posteriores, el objetivo de la investigación será conocer mucho mejor todo el fenómeno del cicloturismo, no sólo en Canarias sino también en el resto de Europa.

Deja un comentario